El Parque das Nações

El Parque das Nações es, en la actualidad, un espacio vivo, dinámico y multifuncional. Es la marca de la Lisboa contemporánea, un lugar donde los lisboetas se divierten, disfrutan de espectáculos, pasean, hacen deporte, van de compras, trabajan y viven, con calidad y en armonía.

El Parque das Nações comprende el área donde se realizó la Exposición Mundial de 1998. Se trata de un gran espacio de disfrute público que unió la ciudad y el río y que aprovechó, a la perfección, una vasta franja ribereña con una vista magnífica sobre la otra orilla del río y el Puente Vasco de Gama, el puente más largo de Europa. Inaugurada también en 1998, con motivo de la exposición mundial, se trata del quinto puente más extenso del mundo, con 17 Km de longitud, 10 de los cuales están sobre las aguas del Tajo.

La EXPO’98 fue el hito que, hace diez años, transformó esta zona oriental de la ciudad en un proyecto con visión, ambicioso y multidisciplinar que supo convocar y utilizar todas las áreas de actividad y conocimiento del país, reconvirtiendo una importante parte de la ciudad, a través de la creación de un concepto nuevo y moderno de espacio urbano. Cuenta con una estación de trenes, un agradable centro comercial, además de un amplio complejo cultural, de ocio, residencial y de negocios.

Allí encontramos espacios recalificados, con una planificación urbana adecuada a las necesidades de una ciudad moderna ideal. Surgieron áreas residenciales, equipamientos y servicios, con infraestructuras urbanas ambientalmente integradas, que han contribuido de manera decisiva a la modernización e internacionalización de Lisboa. Y que trajeron los trazos de la arquitectura moderna a Lisboa, en sus expresiones más variadas.

El plan diseñado en aquel entonces para la exposición mundial ya preveía el cambio de un tejido urbano que había que consolidar, por lo que pocas fueron las alteraciones que no estaban ya proyectadas. Después de la EXPO’ 98 se vivió el natural desarrollo de los proyectos previstos sobre el plano para la zona circundante y, en el plano cultural, hay que destacar la existencia de diferentes equipamientos: el Pabellón de Portugal, el Pabellón Atlántico, el Oceanario, el Área Internacional, que dio lugar a la Feria Internacional de Lisboa (FIL) y la Estación de Oriente.

En el Parque das Nações también se puede encontrar una amplia zona de bares, restaurantes, terrazas y tiendas de diseño.